Si estás en búsqueda de tu casa ideal, existen dos opciones que pueden ayudarte a conocer más a fondo tus prospectos. Aquí encontrarás las ventajas de cada una.

Hoy en día, existen muchas formas de conocer una casa antes de tomarla como opción de compra, sin embargo, son dos las que te permitirán conocer la propiedad más a fondo.

La principal diferencia entre una visita personal y un open house radica en las condiciones bajo las que se presentan cada una.

Es decir, una visita personal es una práctica informal que puede ser agendada entre el vendedor y el posible comprador y llevar solo unos minutos de preguntas y respuestas, mientras que un open house, también llamado venta a puertas abiertas, es una técnica aplicada por agencias inmobiliarias para promocionar las casas en venta bajo condiciones controladas.

Qué tomar en cuenta al asistir a un open house o a una visita personal:

  • Horarios
  • Atención
  • Acomodo de espacios
  • Resolución de dudas

Horarios

Open house: debido a que son eventos que necesitan organización previa, tienen fechas y horarios marcados. Generalmente estos eventos duran todo el día y se establecen en fines de semana para aprovechar los descansos de trabajadores interesados.

Visita personal: una visita personal puede agendarse dependiendo de los horarios del vendedor y el interesado. No tiene una fecha marcada, por lo que se acomoda más a los tiempos que tengas disponibles, así como los de la otra persona.

No debes preocuparte mucho por esto, usualmente, alguien que quiere vender una casa se interesa por tener tiempo disponible para mostrarla, por lo que es más seguro que te concedan una cita.

Atención

Open house: los eventos open house o ventas a puertas abiertas se caracterizan por cuidar hasta el más mínimo detalle de atención. En algunos se ofrece entretenimiento, bocadillos y hasta sesiones abiertas de preguntas y respuestas.

Usualmente asisten varias personas interesadas en comprar una casa y el agente de bienes raíces se encarga de atender a todos quienes le sea posible. Esto puede ser tanto una ventaja como una desventaja, ya que su atención podría estar dividida entre los distintos interesados.

Por último, debido a que estos eventos duran todo el día, podrás tomarte tu tiempo para recorrer la casa y descubrir cada detalle del que pueda surgir una duda.

Visita personal: puede ser que no te ofrezcan bocadillos y que no haya música para ambientar el espacio, pero este tipo de visitas suelen ser productivas ya que cuentas con la atención completa del vendedor hacia tus necesidades.

La visita es una herramienta de atención personalizada que te permite recorrer la propiedad en compañía del interesado en venderla, escuchando sus recomendaciones y experiencia habitando el lugar mientras aprovechas para hacer anotaciones y comentarios.

Por otro lado, debido a los tiempos de cada uno, puede ser que esta técnica no te dé completa libertad de explorar atentamente todos los detalles de la casa y conocer a fondo las fallas que se podrían presentar en el futuro.

Acomodo de espacios

Open house: en relación con lo anterior, asistir a un open house te brinda una idea más clara de los espacios en todas las habitaciones disponibles para visita.

Algunos eventos de open house promocionan casas parcial o totalmente amuebladas, por lo que asistir te dará la oportunidad de conocer los objetos que podrías adquirir comprándola y de visualizar cómo quisieras acomodar los muebles que ya tienes.

Visita personal: a diferencia de una venta a puertas abiertas, asistir a una visita personal te brinda una visión más ordinaria de la vida en la propiedad, es decir, sin arreglos especiales y sin tantas distracciones, además de que te da la oportunidad recorrer el lugar sin personas alrededor que podrían representar competencia para ofrecer el mejor precio.

Resolución de dudas

Open house: muchas veces, estar rodeados de gente en la misma situación te ayuda a cuestionar detalles que no habías notado antes

Participar en sesiones de preguntas y respuestas durante un open house, o tan solo escuchar las dudas que surgieron en otros visitantes, ampliará tu panorama de conocimiento acerca de la propiedad.

Si no te atreves a preguntar algo, o no habías notado que tenías una potencial duda, seguramente alguien más preguntará por ti, favoreciendo y enriqueciendo la información de todos a su alrededor.

Visita personal: es normal que los nervios, pena o emoción por estar en una situación desconocida, eviten que hagamos preguntas cruciales y que nos dejemos llevar por otros factores menos importantes de la casa.

Es por esto que es muy importante que estés atento y enfocado en la visita personal. Una recomendación es anotar previamente puntos importantes que deseas tratar con el vendedor para que no se te escape ningún detalle.

Esta información te ayudará a decidir que técnica se acomoda mejor a tus necesidades. Recuerda que, ya sea que asistas a una visita personal o a un open house, será muy importante poner atención a todos los detalles que influyen en la decisión de compra de una casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.